lunes, octubre 22, 2007

Adiós, Profesor

Hoy no me he levantado encantado y feliz como una lombriz, como tantas noches durante tantos años nos deseó Juan Antonio Cebrián a los oyentes de La Rosa de los Vientos (antes Turno de Noche o La red). Y no ha podido ser porque ayer, anoche, cuando esperaba como de costumbre a que empezara La Rosa, me quedé petrificado ante el comunicado que un locutor de Onda Cero leyó a la hora prevista para el comienzo del programa, anunciando la fatal noticia. La muerte de Cebrián, a sus 41 años, por culpa de un infarto, de un maldito infarto.

Realmente no sé qué decir. Durante años (me salen trece, si hago cuentas, la mitad de mi vida a día de hoy) no me perdí ni uno sólo de sus programas, por mucho que le cambiaran el formato o el horario. Primero me acompañó en mis noches de estudio, haciéndomelas mucho más llevaderas. Después lo escuchaba por puro placer. Tantos años haciendo míos sus programas que en verdad es como si hubiera desaparecido un persona muy cercana a mi.

Jamás he escuchado a nadie con una capacidad como la suya, ni de lejos, para entretener al mismo tiempo que divulgaba sobre ciertos temas tremendamente interesantes. Daba gusto, por ejemplo, aprender lecciones de historia sólo escuchándole. Espacios como Pasajes de la Historia, Materia Reservada (con Fernando Rueda) y La Zona Cero (con las "Cuatro C": Jesús Callejo, Carlos Canales, Bruno Cardeñosa y el propio Cebrián), sin duda, perdurarán siempre en el recuerdo de todos los rosaventeros.

Allí donde estés (tertuliando con nuestro queridísimo profesor Jiménez del Oso, seguramente): fuerza y honor.



Escucha: Homenaje a Cebrián

1 comentario:

Camino dijo...

Descanse en paz.

Saludos.