sábado, julio 22, 2006

¿Nos estamos volviendo locos?

¿Nos estamos volviendo todos locos? Parece que sí. El otro día el Gobierno y el PSOE, secundados por otras formaciones políticas de izquierdas y asociaciones sindicales, convocan una manifestación en contra de las acciones militares que está llevando a cabo Israel en el sur del Líbano, que es la zona ocupada por Hezbollah.

Manifestación por la paz, decían. "Israel, asesino; Nazis, yanquis y judíos, no más pueblos elegidos", "estado sionista, estado terrorista" o "No es terrorismo, es resistencia" (en alusión a Hezbollah), gritaban.

En un momento dado se suma a la pacífica manifestación un chico, cuyo único pecado es ser posiblemente el único pacifista de la manifa, con una pancarta en la que se podía leer "¡Que no os engañen! Quien vota Hezbolá y Hamás no quiere la paz", por una cara, y "Israel sí quiere la paz, ¡parad la matanza!", por la otra. Algo que al resto de manifestantes les debió parecer muy ofensivo e insultante, porque si no llega a estar la policía al lado no me quiero imaginar el linchamiento que se pudo llegar a producir. Lo más bonito que le gritaron fue "¡judío hijo de puta!, ¿a ti quién te ha pagado?, ¡asesino!, ¡nazi, nazi, nazi...!". Lamentablemente el chaval tuvo que huir escoltado por la policía, que lo tuvieron que introducir en un furgón para sacarlo de allí. Aquí se puede ver el vídeo de lo que acabo de explicar.




¿Pero alguien en este país sabe realmente lo que está ocurriendo en Oriente Próximo? ¿Cómo es posible que la gente salga a manifestarse en contra del único estado democrático de la zona, Israel, y a favor de un grupo terrorista y de un país que se deja controlar por terroristas? Es todo tan, tan triste...

Luego está lo del mitín de Rodríguez y su incidente con el pañuelo palestino. Yo acepto que pudiera ser un error y que no hubiera sabido reaccionar en ese momento. O mejor dicho, lo hubiera podido aceptar si no hubiese durado el error diecisiete segundos y no hubiera tenido esa ya característica cara de felicidad.




Momentos difíciles para la comunidad judía española. Y si no que le pregunten a Mauricio Hachuel, embajador israelí en España, quien le expresó a Moratinos, durante el transcurso de un coloquio, la gran indignación que sienten ante la actitud de nuestro gobierno frente al conflicto de Oriente Medio. Respuesta de Moratinos:
"Que sea la última vez que públicamente denuncies, condenes y te expreses de esa manera sobre el carácter antisemita de un Gobierno de España"
¿Y si no? ¿le va a partir las piernas? Porque, aunque parezca una amenaza, un ultimátum, del mismísimo Al Capone, no lo es, se trata solo del Ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno del Reino de España.



16 comentarios:

irene dijo...

q cansino q ets...

Mara Jade dijo...

Menos mal que Españñññiiiiiiiiiia es democrática y disfrutamos de libre expresión y todas esas cosas y tal y tal...

Nuestro presidente se pone un pañuelo y hay que ver cómo nos ponemos.

Si se llega a poner una pamela y sale en la mani del orgullo gay...

Renko dijo...

Que no Mara, que no entiendes nada... que no es porque se ponga un pañuelo, es por lo que significa ese pañuelo. Creo que la diferencia entre una cosa y la otra es sustancial. A mi me da igual si para dormir se pone una camiseta de tirantes, pero no si esa camiseta de tirantes lleva en el pecho el logo de eta. Una boina es una boina y no hace daño a nadie, pero te apuesto lo que sea a que nunca vas a ver a Rodríguez con un gorrillo de esos hebreos...

Donal dijo...

es verdad, es lo mismo que si se hubiera puesto el brazalete con la esvástika en un brazo

Anónimo dijo...

tu ets un poquet fatxa, no ?

Renko dijo...

¿Por posicionarme en contra de un grupo terrorista? ¿o por no pensar como tú? A ver si la facha vas a ser tú...
¿anónima?

Anónimo dijo...

en absolut, respecto la teva opinió, però els teus raonaments són el típic discurs que empren els fatxes del PP.

"Que no Mara, que no entiendes nada... que no es porque se ponga un pañuelo, es por lo que significa ese pañuelo."

El no reconeixer la dictatura de Franco i no voler llevar estàtues i noms de carrers referents a aquesta també significa moltes de coses, no trobes ?

Em sembla que vosaltres, els niños pijos del PP, donau importància a allò que vos convé sense cap mania ni una.

Una salutació Renco.

Renko dijo...

Perdona que te lo diga pero estoy alucinando. Primero me insultas por no pensar como tú, luego me dices que respetas mi opinión y después.. ¿me vuelves a insultar? Ay ay, anonymous...

Te guste o no ese pañuelo tiene el significado que tiene, igual que la esvástica tiene su significado, la capucha del KKK, el águila de la falange o la tricolor de la república. Todos los emblemas o símbolos tienen su signifado, sino dejarían de serlo. Y el pañuelo palestino está vinculado con el terrorismo islámico (Hamás, Hizbolah..), como el hacha con la serpiente lo está a eta, la rosa al PSOE, las gaviotas (o lo que sea) al PP o la hoz y el yunke al comunismo. Otra cosa es que no lo quieras reconocer.

Y vaya obsesión tenéis los frentepopulistas con Franco, que siempre que os quedáis sin saber qué decir recurrís a él. Qué tendrá que ver todo esto con él... ¿Acaso no sabes que Franco lleva muerto 31 años? Y curiosamente ni siquiera conociste aquélla época! Tú, que naciste en una democracia, en libertad...

Qué cansinos sois los revanchistas, empeñados en ganar la guerra 67 años después, cuando todo el mundo hacía décadas que tenía todo esto superado.

No reconocer la dictadura de Franco? (qué coño tendrá esto que ver con la guerra entre Israel y Hizbollah?) ¿No te das cuenta de la memez que acabas de decir? ¿Pero quién no la reconoce? Si además es imposible olvidarlo, que estáis todo el día recordándoselo a todo kiski, con Franco parriba Franco pabajo. Yo no me paso el día recordándote a ti quién fue Indalecio Prieto o Santiago Carrillo. ¿Te suenan? Esos aladiles de la libertad, la democracia y el libre pensamiento.

Me parece que a vosotros, los neoguerracivilistas del fascismo izquierdoso, dáis importancia a lo que os conviene sin ningún tipo de escrúpulo.

Un saludo, Anonymous

Anónimo dijo...

Ole, ole y ole, Renko!
Yo también estoy más q harta de este brote que esta surgiento como moda. Franco está ya muerto, y debería estar en el olvido, ¿para qué remover mierda ahora? Además apenas queda nadie vivo q haya vivido esa guerra, así q dejad de tocar las pelotas y a vivir, dejando tb vivir.
¿No os dais cuenta de lo evidente q resulta q cuando recurris al franquismo es xq no teneis argumentos reales para defender aquello de lo q hablais? Uno ya no puede emitir ningún tipo de oinión, xq se esté hablando de lo que se esté hablando siempre hay alguien q busca relación con el temita, y a la más mínima te encasillan de fascista o de republicano, comunista, izquierdista, etc.

Se le da demasiada importancia a tonterías y se le resta a otras q de verdad la tiene. Yo he leido que el hatta palestino está relacionado con la lucha de este pueblo, y aunque a mi me encantan (yo tengo uno amarillo y negro)y pienso que no se debe asociar ningún pensamiento o idiología a aquel q lo lleve (hay cierta tendencía a encasillar a los q los llevamos con la izquierda, cosa q me molesta xq me encanta llevarla y no me considero ni de izquierdas ni de derechas, por lo q me molesta q se me encasille...), tampoco hay q negar q si en Palestina tiene un significado político y religioso, no está bien q el presidente de otro país se lo ponga, xq está entrando en un terreno q no le toca, y por lo tanto está fuera de lugar. Hay q ser un poco realistas, y Zapatero no se puso esa palestina inocentemente, lo hizo como manifestacón en contra de Israel y por lo tanto no estuvo bien.

Anónimo dijo...

Y lo de que se esté hablando en un idioma y contestes en otro, ¿qué es?, ¿que necesitas llevar una banderita con tu estúpido nacionalismo hasta para ir a cagar? ¡Venga por favor!Y a ver si maduramos un poquito y aprendemos a no encasillar a las personas simplemente por abrir los ojos al mundo de manera objetiva aunque sin perder su opinión.
¡Ah! Un último consejillo: te recomiendo que si sales de tu súper inmejorable, inigualable y envidiadísima por todos Comunidad Autónoma y te mueves por España, trates de utilizar, haciendo, por supuesto, un descomunal esfuerzo, el castellano, que no sé si sabes que hoy por hoy es lengua común en toda España,y si no, te vas a llevar unos cuantos palos, por no decir otra cosa.
Siento haberme desviado del tema, pero es que la gente así me revienta.
Saludos a todos.

nena*

Renko dijo...

Un saludo anónimo a ti también :-)

Anónimo dijo...

a ver, respecto a lo de la pancarta del chico, lo de que israel quiere la paz probablemente sea verdad, al menos los civiles que viven alli y estan pagando las consecuencias de una guerra. Lo de que quien vota a Hizbola o Hamás no quiere la paz...no estoy tan de acuerdo...es cierto que son terroristas, pero palestina es un pais que durante años ha estado en guerra y sin tener apenas con que defenderse del enemigo, por lo que creo q hay gente que vota a Hamás como defensa de el pais mas que porque sean terroristas...
Y si, puede que Israel sea el unico estado democrático de la zona, pero eso no le exime de responsabilidades, por muy democratico que sea esta metido en una guerra y bombaredando otros paises...

Respecto a lo del pañuelo palestino ahi si que no estoy de acuerdo, porque no esta vinculado al terrorismo. El pañuelo palestino se uso en un principio como simbolo contra la opresion y a favor de la libertad del pueblo palestino, por lo que se extendio su uso como un simbolo en contra de la guerra, y lo suele llevar gente con ideales de izquierdas en su mayoria, no terroristas islamicos...

bueno esto es mi opinion, supongo que cada uno tiene que tener la suya...lo que si que considero una autentica vergüenza es que la palestina sea hoy en dia una simple moda, y que la gente la lleve sin saber su significado...

Renko dijo...

Hola anónimo. Tú mismo lo has dicho, son terroristas y por eso mismo deberían merecer todo nuestro desprecio. Se te ha pasado por alto comentar que Israle es bombardeada cada día por nosecuántos misiles lanzados desde Palestina. Ante eso no se puede estar de brazos cruzados. Quiero decir que si, por ejemplo, Portugal estuviera siendo dirigida por terroristas y cada día bombardeara España (lamento el ejemplo, pero es lo que se me acaba de ocurrir), lo único que yo esperaría sería que nuestro gobierno hiciera todo lo posible por defender a los ciudadanos españoles. Y lamentablemente, siendo realistas, eso no se suele conseguir dialogando con terroristas.

Anónimo dijo...

Yo misma lo he dicho, son terroristas y como bien dices por eso merecen nuestro desprecio. Yo no los defiendo, solo digo que Israel, por muy democráticos que sean hacen lo mismo, bombardeando a Palestina se convierten también en terroristas.
Es cierto que tienen que hacerlo como defensa porque si te atacan, no te vas a quedar de brazos cruzados (siguiendo un poco tu ejemplo, que creo que es muy bueno)y como tu bien dices en este caso el diálogo sirve de poco, pero si Israel bombardea Palestina como defensa a su pueblo, Palestina se ve atacada y a su vez bombardea Israel para defender al suyo, y por eso están en la guerra que están, que parece no tenr fin. Ahora importa bien poco quien haya empezado y quien tenga la razón, lo que importa es que se bombardean mutuamente como "defensa" a su pueblo y sólo consiguen detrozarlo más, porque siempre acaban pagando justos por pecadores.


Por cierto soy anónima porque no estoy metida en esto de los blogs y no se como poner un nombre, pero me llamo ana, por si quieres distinguirme de otros anónimos ;)

Anónimo dijo...

Prometida en 1917 a los judíos por Inglaterra, y no por Dios, hace 60 años las potencias coloniales occidentales entregaron Palestina con todos sus habitantes a una pequeña secta hebrea europea para que gestionara sus intereses en Oriente Próximo. Desde entonces, EE UU, la UE y los gobiernos árabes ancilares vienen concediendo medios y autorización al sionismo para administrar libremente el dolor de la población nativa y planificar a voluntad su linchamiento minucioso: expulsiones, masacres, limpieza étnica, destrucción de casas; asedio medieval por hambre, prisión, tortura, muros, bombardeos... Israel prolonga voluptuosamente un genocidio homeopático al que ha sucumbido ya la autoridad jurídica y moral de la ONU. Desde el principio Israel, que nunca pensó compartir el territorio palestino con sus legítimos propietarios, osciló entre la tentación de la “solución final” y la conservación de una reducida reserva nativa para uso al mismo tiempo ideológico y económico. En el ámbito internacional, el asesinato de palestinos legitima a Israel, que debe conservar algunos con vida para seguir matándolos y embelleciéndose; en el orden interno, el voto democrático de los israelíes recompensa la oferta en cadáveres palestinos de los candidatos; en términos económicos, Israel depende hoy más que nunca del negocio de la guerra y la seguridad. A veces cuesta reprimirse, pero el pragmatismo impone matar a los palestinos poco a poco; y a nosotros nos exige admirar y aplaudir a Israel por su disciplina y magnanimidad.
A los nazis nadie los comparaba con los nazis: bastaba con llamarlos asesinos. En todo caso, lo que parece que inhabilita la comparación es el hecho de que los israelíes matan palestinos y no europeos, mientras que el horror inigualable del nazismo consistió –como bien explicaba Simone Weil– en que el III Reich hizo con nosotros lo mismo que nosotros habíamos hecho siempre con los pueblos colonizados.
El linchamiento de Gaza parece perfectamente compatible con la afirmación de nuestros valores superiores. Cuando se linchaban a negros en los EE UU, y las fotografías de sus cadáveres se enviaban como felicitaciones de cumpleaños o de Navidad, lo que habían hecho –y que justificaba su ahorcamiento sin juicio– resplandecía amenazador en lo que eran. Así ocurre con los palestinos. La agresión palestina a Israel es ontológicamente anterior a la ocupación sionista, es lo primero de todo: es sencillamente su existencia. Sus gemidos son “fanáticos”, su llanto “antisemita”, su rabia –claro– “terrorista”. Sólo en este sentido puede decirse que los bombardeos de Gaza son “desproporcionados”, porque son en efecto una respuesta anticipada y una respuesta todavía insuficiente a la existencia desnuda de los palestinos; frente a esta amenaza total lo único “proporcional” sería el asesinato de un millón, de cuatro millones, de ocho millones de palestinos. Israel, una vez más, se contiene y nosotros se lo agradecemos.
Desapareció la URSS y todos aplaudimos. Desapareció Yugoslavia y nos alegramos. Han desaparecido decenas de países –Checoslovaquia y Rhodesia y la Sudáfrica racista entre otros– y no ha ocurrido nada. ¿Por qué habría de ser criminal ahora reclamar la desaparición de un Estado criminal? No nos engañemos: la única solución al problema israelí, que amenaza la paz mundial, es la disolución del Estado de Israel. Demos luego libertad a los refugiados palestinos para volver a Palestina y libertad a los judíos ex israelíes para volver a sus países de origen y que a continuación la población restante funde un nuevo Estado laico, democrático y socialista. Se dirá que esta solución no es realista. Pero ¿fue realista la partición? ¿Fue realista la resolución 242 de la ONU? ¿Fueron realistas los claudicantes acuerdos de Oslo? ¿La Hoja de Ruta? ¿Anápolis? ¿La solución de los dos Estados? ¿La democratización ejemplar de Palestina? Los palestinos tendrán que ser aún más realistas si quieren ser aceptados por la comunidad internacional, tendrán que dejar de defenderse, tendrán que dejar de gritar, tendrán que dejar de llorar, tendrán que dejar de respirar. Si los límites del realismo los dicta Israel, y los avalan EE UU, la UE y los gobiernos árabes ancilares, no hay para los palestinos ninguna esperanza. Pero si realismo es igual a genocidio, si realismo es igual a injusticia radical y crimen ininterrumpido, si realismo significa tirar a la basura definitivamente el derecho internacional, los DD HH y la civilización más elemental, si realismo quiere decir desaparición sin esperanza del pueblo palestino, entonces los palestinos tienen todo el no-derecho del mundo –a fin de existir un minuto más o sencillamente para vengarse– de utilizar también todos los medios e incluso de matarle a usted y de matarme a mí, que no hemos hecho nada para impedir que Israel ponga a la humanidad entera fuera de sí misma y que hemos perdido de esa forma al derecho a protestar, escandalizarnos y moralizar. La palabra Holocausto –sacrificio total– encaja bastante bien en lo que Israel, EE UU, la UE y los gobiernos árabes ancilares le están haciendo a todo el mundo.

Renko dijo...

Seré un poco más breve que tú, anónimo: tu argumentario me parece una barbaridad que roza la inhumanidad.

Por otro lado, hubiera sido genial que utilizaras párrafos.

Saludos a todos los anónimos que habéis participado en este post, sea cual sea vuestro parecer. Las diferencias ideológicas no hacen otra cosa más que enriquecernos un poquito a todos.